Oncoferti es una esperanza de vida.

 

Es la primera Fundacion de Oncofertilidad creada en Venezuela. Con esta iniciativa hemos logrado otorgar esperanzas a pacientes que sufren de Cancer y requieren tratamientos de quimioterapia y radioterapia y, como consecuencia, sufriran la consecuencia de infertilidad.

Mediante nuestros procedimientos de congelacion de gametos se puede preservar la genetica de los pacientes y luego usar sus propios ovulos, espermatozoides o embriones para luego engendrar sus propios hijos productos de su descendencia.

Buscamos ayudar a estos pacientes a sentirse seguros y confiados de que cuentan con un excelente respaldo de preservacion de su descendencia una vez venzan el Cancer.

Oncoferti es una opcion excelente para todo aquel paciente oncologico en edad reproductiva que quiere ser padre en el futuro.

Agradecemos enormemente la colaboracion de todos aquellos que deseen ayudar a estos pacientes a cumplir sus anhelos de ser padres.

La oncofertilidad es una novedosa modalidad médica que busca preservar la fertilidad a través de la congelación de óvulos y espermatozoides de los pacientes que tienen un diagnóstico de cáncer antes de que vayan a ser sometidos a procedimientos de quimioterapia, radioterapia o a cirugías que pueden implicar daños severos en los ovarios y en los testículos.

Estos tratamientos para preservar la fertilidad, son aptos tanto en hombres como en mujeres y están encaminados a darle la oportunidad a estos pacientes de no abandonar el sueño de tener una familia. El cáncer afecta a todos por igual por igual. A niños, adolescentes y adultos; a hombres y mujeres de todas las razas y todos los status socioeconómicos. Estos pacientes, además de la cirugía y radioterapia, necesitarán tratamiento quimioterápico u hormonal con la consecuente toxicidad en los ovarios o testículos y la postergación del embarazo de al menos 5 años.

Las Estadísticas reportan que del total de los sobrevivientes, sólo el 8% recupera la fertilidad luego de 5 años de terminado su tratamiento. En los Estados Unidos sólo el 50% de los oncólogos dan información a sus pacientes sobre las consecuencias en la fertilidad de los tratamientos para el cáncer. Y menos del 25% de los oncólogos derivan a sus pacientes a un centro de medicina reproductiva para un asesoramiento.

image0011-300x201[1]La técnica de oncofertilidad consiste en conservar los óvulos o espermatozoides, por medio de modernas técnicas de congelación hasta -190 grados. En el caso de los óvulos maduros, estos son congelados usando una técnica llamada vitrificación que los congela tan rápidamente que los cristales de hielo no tienen tiempo de formarse dentro del óvulo, mejorando las posibilidades del óvulo para sobrevivir el proceso de descongelación. En el caso de las niñas prepúberes con diagnóstico de cáncer, una forma de preservación está relacionada con la congelación del tejido ovárico en el que se extrae una porción de este tejido y se congela para después ser trasplantado.

En el caso de los hombres prepúberes, aún se están realizando estudios para evaluar la posibilidad de contar con este procedimiento de congelación de tejido testicular. De igual forma, es importante destacar que existen otras enfermedades inmunológicas o autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoidea en las que también se puede preservar la fertilidad. Es por ello que desde julio del 2013 se impulsa este proyecto bautizado ONCOFERTI, fundación constituida por los Doctores Lucy Coleman, Carmen Navarro y Sadek Besereni karaz (todos Gineco-Obstetras especialistas en Técnicas de Reproducción asistida), junto con la Lic. en RRHH Lucy Alejos. @ONCOFERTI (así es como está presente en las redes en Twitter e Instagram) pretende en una primera etapa trabajar en equipo con la comunidad científica para informar y concientizar sobre las posibilidades para cada paciente de preservar su fertilidad, paralelamente invitar a diferentes entes tanto públicos como privados a formar parte de este proyecto para ayudarnos a ofrecer una “ESPERANZA DE VIDA” y, una segunda etapa, centrada en acercarse a la población en general para que conozcan que hay una luz posible que intenta preservar el futuro de la vida reproductiva en pacientes que padecen cáncer.